Amigos y familia

Daniel
Diagnosticado en 2006

AMIGOS Y FAMILIA

Hay muchas cosas del cáncer que no son buenas, pero diría que alrededor de un 95% de lo que me ha ocurrido ha sido muy positivo para mí. Y las relaciones con los familiares y amigos son una parte verdaderamente importante de eso.

Una gran parte se debe a mi forma de acudir a ellos y ser mucho más honesto sobre lo que está pasando. Comparto mis temores, lo que me va bien, mis esperanzas y cuál es el próximo tratamiento. También comparto cierto humor, y lo que me llega a cambio es amor. Se volcan mucho más de lo que jamás habría esperado, y de esta forma he podido ver que les importo más de lo que yo creía.

Este camino es demasiado duro para hacerlo en solitario. Realmente, necesitas tener a gente que amas a tu alrededor.

Emilia
Diagnosticada en 2012

AMIGOS Y FAMILIA

Todas las relaciones sufren un cambio, pero, en nuestro caso, casi siempre fue para bien.

Mi relación con mis amigos y mi familia se fortaleció, pero cada persona se enfrenta a las cosas de forma diferente. Algunas personas estuvieron muy contentas al poderme ayudar desde lejos y otras llamaron a nuestra puerta preguntando qué podían hacer para ayudar. Las dos maneras son increíblemente útiles.

Pasar por el cáncer y tener el apoyo de nuestro círculo de amigos y familiares nos ha hecho valorarlos más a todos. No es que no los valorásemos antes; pero es que la forma en que todos se movieron alrededor nuestro y el modo en que nos dieron su amor y su ayuda nos hizo que los apreciásemos muchísimo más.

Estefanía
Diagnosticada en 2012

AMIGOS Y FAMILIA

Siempre hemos estado muy unidos, pero creo que esto nos ha unido aún más. Mis dos hermanos menores estaban muy asustados, porque yo siempre había sido la hermana mayor y la persona en quien todos se apoyaban. Me sentía impotente; no desesperada, sino impotente.

No sabían qué hacer. Pero cuando vieron cómo combatía la enfermedad, dijeron, "Eres mi héroe. Eres genial, lo haces muy bien."

Ahora nos preguntamos qué tal estamos con mayor frecuencia. Hablamos. Nunca dejamos nada por decir. No nos peleamos ni hacemos ningún drama. En lo único que pensamos es en expresarnos, en hablar.

Ricardo
Diagnosticado en 2004

AMIGOS Y FAMILIA

Mi diagnóstico ha cambiado mi relación con todas las personas de mi vida.

Debido a mi enfermedad estamos mucho más unidos, pero todos vivimos entre un escáner y el siguiente.

No cambiaría mi vida por la de nadie. Ya sé que esto parece una locura, pero esos vínculos son tan importantes para mí que transportan mi vida a otro nivel distinto.

Carlos
Diagnosticado en 2013

AMIGOS Y FAMILIA

Hace años el cáncer era un tabú, y es un error no hablar de ello.

Desde el primer momento entendí que había que tener una actitud de esperanza, de “esto hay que lucharlo y hay que coger el pulso al bicho” como yo le llamo.

Sin embargo, vi que la familia sufrió en una medida grande, sobre todo mi mujer. La actitud y la esperanza se sigue manteniendo, es una cosa que trato de transmitir día a día precisamente para fortalecerles también a ellos. Con el paso del tiempo, han entendido el tipo de enfermedad que tengo, han entendido que hay esperanza y que la vida no tiene por qué cambiar radicalmente, que hay que evitar traumas, y volver a la actividad familiar que hemos tenido.

Desde que terminé el primer tratamiento mis hijas viven la enfermedad de una forma más sosegada. Ven cómo te encuentras día a día, y pocas palabras bastan, no han visto un día que haya estado deprimido, pero no porque no haya querido yo manifestar que estoy deprimido, no, es porque no lo ha habido, por motivos de la enfermedad no lo ha habido.

Fernando
Diagnosticado en 2018

AMIGOS Y FAMILIA

Mi mujer es la que me empujo a ir al hospital a hacerme las pruebas, me acuerdo que después ya bajando las escaleras y yendo para el coche dije “igual tengo un cáncer de pulmón”, lo dije así, pero se lo dije así a la ligera.

Ella no me deja nunca sólo, ella viene siempre conmigo. Mi mujer y yo creo que somos un complemento, discutimos mucho porque trabajamos mucho juntos, y yo tengo un carácter un poco impulsivo, pero yo creo que también nos queremos mucho y vamos a todos lados juntos, no se me plantea ir a ningún sitio sin mi mujer.

Ana
Mujer de afectado de cáncer de pulmón y cuidadora

AMIGOS Y FAMILIA

La religión me ha ayudado, la verdad. También que tenemos muchos amigos, tenemos un amigo que es hematólogo que es el más optimista porque nosotros al principio pensábamos que nada, le dijeron, “esto es lo que hay”, y dijo él, “yo no tiraría la toalla, espera que vengan los resultados porque hoy en día ha avanzado mucho este tema, el tema de la oncología, espera”, yo pienso que él fue el más optimista de todos, porque los demás estábamos un poco así.

Como nuestros hijos están ya independizados, estamos los 2 solos, yo he visto la evolución y 2 meses antes escuchando la radio escuché una entrevista que se le hizo a una chica de Madrid que precisamente le pasó lo mismo que a él con 23 años y tenía 26 y tenía la misma patología y el mismo tratamiento y con el gen EGFR positivo. La escuché hablar y dije, “qué casualidad”, entonces mi marido estaba en radioterapia y todavía no sabíamos lo de la mutación.

Volver arriba